Sam nos ha regalado esta entrevista, sus sentimientos e inquietudes.

Le preguntamos qué necesita, en qué podemos ayudarle. Su respuesta nos emociona por lo inesperada: “Llamadme de vez en cuando, quiero saber que estáis ahí, conmigo. Que somos amigos...”

Gracias, Sam.